logoproyectomiparamo

miPáramo es una iniciativa público-privada para la protección del bosque alto andino y páramo de Santurbán, mediante acuerdos voluntarios de conservación con familias campesinas. La visión es lograr que la conservación de ecosistemas estratégicos sea socialmente valorada, económicamente viable y que contribuya con la calidad de vida de las familias.

A partir de diciembre 2017 se inicia el proyecto “miPáramo”. Este nombre es el resultado del trabajo colectivo realizado como parte del desarrollo del contrato suscrito entre COSUDE y GSI-LAC, para lo cual se desarrollaron talleres de socios y comunidad, realizados en Cúcuta y en los municipios de Norte de Santander con incidencia en el Páramo de Santurbán, y en Bogotá (COSUDE, GIZ, BAVARIA, GSI-LAC). En enero de 2018 se inició la fase 1 de inversiones, con el fin de alcanzar una meta de impactar positivamente a 35 familias campesinas en su calidad de vida.

Con fecha del 6 y 7 de marzo de 2018, se lleva a cabo la visita técnica de campo y reunión entre ALIANZA BIOCUENCA y BAVARIA. Para el 15 de junio de 2018 fue autorizada, por parte de COSUDE, la ampliación del contrato con GSI-LAC, y se amplía la meta de impactar positivamente a familias campesinas de la región. En octubre de 2018 se autorizó por parte de BAVARIA una segunda donación, la cual incluyó la adquisición por parte de la ALIANZA BIOCUENCA de un vehículo para la operación, el cual fue adquirido a nombre de la Alianza BioCuenca.

Con fecha 20 de febrero de 2019 se llevó a cabo la reunión de socios de miPáramo en las oficinas de BAVARIA, donde se les comunicó la importancia para BAVARIA S.A. de participar activamente en miPáramo como un proyecto clave para la compañía. El 22 de marzo de 2019, la iniciativa miPáramo con liderazgo de BAVARIA en su fase II de implementación, fue presentada oficialmente, en reunión de socios, invitados especiales y medios de comunicación.

Con fecha del 6 de septiembre de 2019 se llevó a cabo reunión de coordinación de socios de miPáramo y fue presentada internamente la nueva iniciativa de BAVARIA en torno al lanzamiento de una nueva marca de agua llamada ZALVA, la cual destinará recursos financieros de manera continua a miPáramo, calculado como un valor o porcentaje en relación con las ventas de producto de la empresa. BAVARIA publica el mensaje de conservar un metro cuadrado por cada botella de agua vendida. Así mismo, se publicita que ZALVA contribuye directamente con la iniciativa miPáramo, a través del Fondo de Agua de Norte de Santander – Alianza BioCuenca.

El día 2 de octubre de 2019 fue presentada públicamente la iniciativa de BAVARIA con su nueva marca ZALVA, y su relación con el páramo, teniendo como base científica y metodológica el proyecto miPáramo como canal de implementación, bajo la operación y liderazgo del Fondo de Agua Alianza BioCuenca.

miPáramo cuenta con 3 efectos o componentes principales:

1. Desarrollo de metodología e implementación del esquema piloto de certificados de beneficio de agua, lo que implica la estimación del beneficio hidrológico de la conservación del Páramo de Santurbán. Esta etapa incluye el proceso de modelación y monitoreo desde el punto de vista técnico, que permite obtener resultados con respecto al impacto real que tiene la conservación del ecosistema de páramo en alta montaña en torno a la regulación del agua, y entendiendo esta última como la principal variable de control e interés.

2. Diseño e implementación de proyectos de campo con familias, desarrollando actividades de producción sostenible en el Páramo de Santurbán, de forma que mejoren su calidad y forma de vida coherentemente con la conservación del ecosistema. Es así como se genera el protocolo de 5 pasos para la instauración metodológica del proyecto, el cual consiste en lo siguiente:

  • Socialización con comunidad local: donde se informa de los beneficios de vincularse al proyecto, y se realizan capacitaciones en educación ambiental.
  • Caracterización de detalle a nivel predial: donde se describe biofísica y socioeconómicamente cada uno de los predios vinculados.
  • Concertación: mediante acuerdos voluntarios de conservación con familias vinculadas al proyecto miPáramo.
  • Intervención: en el territorio, en las 4 líneas de acción priorizadas (Conservación, Restauración, Apoyo a la producción sostenible y Bienestar).
  • Monitoreo y evaluación: donde se realiza seguimiento a la gestión realizada a través de una entidad independiente (UNIPAMPLONA) y un comité local de verificación.

3. Generación de espacios de discusión con otros actores del territorio, favoreciendo el potencial escalamiento del miPáramo, y la evaluación de sostenibilidad del territorio con base en los resultados arrojados por el proyecto. Sobre este aspecto se han generado múltiples espacios de discusión a nivel local, regional, nacional e internacional, donde se ha presentado el proyecto ante diversas audiencias. Adicionalmente, se ha generado una plataforma web con información general, la cual se actualiza constantemente, y un documental en línea que permite conocer a detalle lo que ocurre con miPáramo.

FUNCIONAMIENTOMIPARAMO

El Proyecto miPáramo fue concebido como un mecanismo orientado al fortalecimiento de la Alianza BioCuenca, en la implementación de proyectos direccionados a la conservación de ecosistemas estratégicos en el Páramo de Santurbán, con un carácter social, y generando unas nuevas posibilidades de recursos para la ejecución de estas acciones. Como proyectos anexos, se encuentran:

Moda para miPáramo

 

 

Cocina para miPáramo

 

 

Turismo para miPáramo

 

 

Fondo Solidario

 

 

Educación Ambiental

 

 

miPáramoNet

 

 

Logros

 

El proyecto miPáramo ha contado con temas transversales a lo largo de su implementación, tales como el enfoque de género, la gobernabilidad y la comunicación, y se han realizado evaluaciones de alcance y desempeño de los socios, y la eficiencia en el análisis de la relación de inversión y resultados obtenidos, lo que ha permitido evidenciar un nivel importante de apalancamiento en torno a la movilización de recursos para cumplir con el objetivo trazado desde el inicio con el proyecto miPáramo.

 

Este proyecto ha generado una transformación de territorio y de contexto, evidenciada con la intervención en 9 municipios en Norte de Santander, y 2 municipios en Santander. Esto indica un escalamiento geográfico muy importante y exitoso, en torno a los resultados y al cambio de paradigmas encontrados en el territorio.

iconoConservación

4050

Hectáreas de conservación, como áreas estratégicas para la provisión de agua

iconoReforestacion

365

Hectáreas de restauración, reforestación y enriquecimiento en zonas deforestadas

prodssote-icono

487

Hectáreas donde se han dado provisión de recursos y materiales que aseguran producción sostenible

iconofamilias

1066

Familias campesinas beneficiadas a través de 1102 predios vinculados

iconoMeta

2900

Hectáreas protegidas, es nuestra meta al terminar el año 2020

Escalamiento a otros territorios

 

El escalamiento al departamento de Santander, y la ciudad de Bucaramanga, se dio en junio del año 2019 gracias al convenio marco pactado junto con el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (amb).  El proyecto inicio sus acciones en los municipios de Charta y Suratá, entendiendo que estos están incluidos en las áreas focales del proyecto y estratégicamente seleccionados debido a su alta influencia agrícola y ganadera, donde se podrían establecer actividades de producción sostenible que aportarían al mejoramiento de la seguridad hídrica del territorio.

logomicatatumbo

La subregión de El Catatumbo, ubicada al noreste del departamento de Norte de Santander es un territorio de gran diversidad biológica y riqueza hídrica. La cuenca del Catatumbo está constituida por los valles inundables de los Ríos Catatumbo y Zulia que proveen de agua a más de 280.000 mil personas. Los principales problemas que enfrenta la región están principalmente asociados con la presencia histórica de grupos armados ilegales, que, pese al Acuerdo de Paz, perduran hasta la fecha apoyados por los cultivos ilícitos y el narcotráfico. Como consecuencia de las actividades ilegales la tasa de deforestación en la región es una de las más altas a nivel nacional, de acuerdo con el Ministerio de Ambiente y el IDEAM sólo en 2019 se deforestaron 7103 hectáreas que es un 41% más que el año 2018.

 

 

En respuesta a las altas tasas de deforestación en la región nació el proyecto miCatatumbo, liderado por la Alianza BioCuenca –Fondo de Agua de Norte de Santander-, la fase piloto del proyecto inició en 2019 con el propósito de conservar y reforestar zonas de alto valor para la seguridad hídrica del territorio, como bosque natural tropical y humedales. Pero, además, apoyar las prácticas productivas sostenibles en el territorio que comprenden el cultivo de palma de aceite, café, cacao, plátano, yuca, caña de azúcar, arroz, fríjol, piña y maíz criollo.

 

Durante el 2019 y 2020, el piloto del proyecto miCatatumbo se concentró en la conservación y reforestación de cuatro humedales, donde se localizan 13 fincas. Mediante acuerdos voluntarios se logró acordar la conservación de 14.42 hectáreas de bosque natural y se reforestaron 1.3 hectáreas con especies forestales nativas. Durante la fase piloto también se identificaron y caracterizaron las actividades y estado actual del bosque natural y humedales, pero más allá el interés, compromiso, y necesidades de la comunidad y propietarios. La experiencia en el primer año de trabajo permitió entender que, en un territorio marcado por el conflicto y la falta de participación de las comunidades en los procesos de toma de decisiones, las actividades de conservación, reforestación y producción sostenible son una alternativa para los habitantes del Catatumbo de participar en el manejo ambiental de la región, al asegurar con sus acciones la seguridad hídrica de las futuras generaciones.

 

El aumento de la tasa de deforestación en el 2019, y por la importancia del Catatumbo para la región de Norte de Santander, la Alianza BioCuenca va a continuar trabajando en una fase ampliada del proyecto miCatatumbo, no solamente para emprender acciones de conservación y reforestación, sino para fortalecer la paz en el territorio a través del empoderamiento ambiental de las comunidades. Con los antecedentes de la primera fase, el objetivo del proyecto miCatatumbo es contribuir a la construcción de paz en el territorio a través de la conservación del patrimonio natural, fortalecimiento y reconocimiento de comunidades organizadas y la promoción de alternativas de desarrollo económico con el fin de promover las sostenibilidad socioambiental de los territorios del Catatumbo. El objetivo del proyecto se cumplirá con la ejecución de actividades específicas dentro de tres objetivos específicos que son:

 

Promover la conservación y reforestación voluntaria de áreas de bosque natural y humedales, en reconocimiento de los servicios ecosistémicos que permiten la permanencia de las comunidades, el acceso a los recursos naturales y el mantenimiento de la biodiversidad en el Catatumbo

 

Empoderar a las comunidades del Catatumbo a través de un programa de educación ambiental y diálogo de saberes que reconoce la diversidad cultural del territorio, organizaciones comunitarias, saberes ancestrales y su historia ambiental

 

 

Consolidar ideas innovadoras de negocios verdes como alternativa de mejoramiento a la economía familiar y empoderamiento comunitario, para que el desarrollo económico del Catatumbo vaya de la mano de su población y de la preservación y uso responsable de los recursos naturales

Logros

 

Se ha consolidado la estructura del proyecto miCatatumbo con 4.828,88 ha. evaluadas en campo en esquemas de certificación de buenas prácticas ambientales (RSPO); se creó una plataforma de monitoreo y evaluación del proyecto (ASANA); se cuentan con canales de difusión en redes sociales. Se ha realizado el apoyo constante a la Fundación Funpalcat, la cual beneficia a más de 3.000 personas en términos de seguridad, bienestar social, salud pública y educación, debido a que el Catatumbo presenta altos índices de violencia y pobreza.

arbolesperanza-logotte

El mecanismo técnico-financiero Bono Memorial Árbol de la Esperanza fue creado por la Organización la Esperanza, con el apoyo del Fondo de Agua Alianza Biocuenca. Es una alternativa para celebrar y exaltar los momentos especiales de las personas que amamos o rendir tributo a su memoria.  Plantando árboles de especies nativas en el bosque altoandino se garantizará agua y oxígeno para las futuras generaciones en un ciclo continuo de vida. Los beneficios del proyecto consisten en una alternativa que contribuye con la reducción de emisiones de CO2, una forma de promover el mejoramiento de la regulación hídrica de las cuencas que surten de agua, y con este aporte individual serán vinculadas y favorecidas las comunidades que habitan el bosque altoandino, mediante el desarrollo económico en ecosistemas sostenibles y generando conciencia ambiental.

ubicatuarboldelaesperanza
logocuencasunidas-proyectos

Los procesos urbanísticos influyen de forma directa en el medio ambiente, por lo que son responsables de la alteración de la composición de la atmósfera, dinámica fluvial de la cuenca, geomorfología de los cauces y las condiciones naturales del suelo, lo que provoca que aumente el riesgo de ciertas zonas a sufrir desastres naturales de carácter hidrogeometeorológico. Es así como es vital trabajar en la gestión de cuencas y ríos vinculados a centros urbanos –cuencas periurbanas- para poner en marcha acciones que permitan, no sólo disminuir los riesgos de inundaciones y deslaves, sino también proteger y mejorar la provisión de otros servicios ecosistémicos como: regulación climática, regulación hídrica, y los servicios culturales y espirituales que se traducen como los beneficios no materiales que moldean nuestro sentido de pertenencia.

 

En respuesta a la degradación de los servicios ecosistémicos que proveen las cuencas periurbanas, y su directa afectación a la calidad de vida y seguridad de los ciudadanos que habitan en las áreas de influencia, la Alianza BioCuenca –Fondo de Agua de Norte de Santander- y Postobón se unen para liderar un proyecto, localizado en las cuencas periurbanas del Área Metropolitana de Bucaramanga, Municipio de Piedecuesta y Área Metropolitana de Cúcuta,  cuyo objetivo general se centra en proteger los ríos y quebradas vinculadas a las áreas de interés, mejorando la provisión y calidad de los servicios ecosistémicos a través de la consolidación de la relación de la ciudadanía con sus fuentes hídricas y la acción conjunta de los actores institucionales locales. La fortaleza del proyecto radica en la búsqueda de la consolidación y reconocimiento de la relación de la ciudadanía con los ríos, quebradas y bosque natural que los rodea, y la acción conjunta de los actores públicos y privados locales a través de mecanismos puntuales resumidos en cuatro programas que son:

  • Proteger, conservar y restaurar áreas estratégicas priorizadas, ubicadas en predios públicos y privados, y en las riberas de ríos y quebradas.
  • Gestionar los residuos sólidos urbanos (RSU) a través de programas comunitarios de reciclaje y aprovechamiento de recursos, para de esta manera construir una cadena de valor que convierta el reciclaje en la base de emprendimientos verdes.
  • Fortalecer y educar a los ciudadanos de las áreas de influencia en liderazgo ambiental, apropiación y reconocimiento del patrimonio natural.
  • Gobernanza participativa a través de mesas de diálogo que unan a los actores locales en torno a la acciones de protección de las cuencas periurbanas.

El proyecto busca generar un impacto positivo en la conservación de 5000 hectáreas que se estima regularán entre 2.5 a 5 millones de m3 de agua por año y así mantener el caudal mínimo vital en época prolongada para un máximo de 165mil habitantes. Las emisiones evitadas por deforestación en 15 años de impacto se proyectan que alcancen cerca de 2.1 millones de ton de CO2 equivalente.

La reforestación de 1.220 hectáreas con especies forestales nativas permitirá alcanzar la regulación de entre 0.6 a 1.2 millones de m3 de agua por año y proveer con un caudal mínimo vital adicional en época de sequía prolongada a un máximo de 70mil habitantes. Con las acciones de reforestación, la captura de carbono se calcula que se aproxime a 280 mil ton de CO2 equivalente para un periodo de impacto de 15 años. Para la gestión y transformación de RSU, se buscará vincular a 1.500 familias con la meta de recuperar cerca de 1.972 ton anuales de RSU desde la fuente, que servirán de materia prima para diseñar y poner en marcha iniciativas de recuperación verde como: huertos urbanos, techos verdes, bioconstrucción y simbiosis industrial.

La primera fase del proyecto inicia en junio de 2020, dónde se priorizan acciones de caracterización, evaluación del estado de los servicios ecosistémicos y reforestación en el área de interés del Área Metropolitana de Cúcuta, Área Metropolitana de Bucaramanga y Municipio de Piedecuesta. Adicionalmente, la primera fase busca la vinculación de aliados públicos y privados que serán claves para la implementación de una segunda fase a partir del primer trimestre de 2021.